Acerca de MPTango

Cómo y cuándo surge MPTango

Comencé con el tango como un  tributo a mi padre, quien murió muy joven. Él era un bailarín de tango pero no tuve la oportunidad de verlo bailar. Quise conocer acerca de su pasión; pensé que el tango podría ser algo especial entre él y yo. Desde que comencé, hace 22 años, siempre quise saber acerca del tango en el pasado; el tango en los días en que mi padre era joven.

Seguramente intentando reconstruir la historia…

con Elvira

Con Elvira Santamaria en una milonga de BA.

Tuve conversaciones muy interesantes acerca del tango en otra época con  Elvira Santamaría, la compañera de “Virulazo”. En una oportunidad estando en “Región Leonesa”, Carlos Gavito estaba sentado cerca de mí; él giro su cabeza hacia la dirección que yo me encontraba y me cabeceó. Yo miré hacia mi derecha y mi izquierda para asegurarme de que la invitación era para mí y no para otra mujer que estuviese cerca de mí. Gavito confirmó su cabeceo y me sonrió. Nunca olvidaré ese día. Recuerdo muy bien situaciones con él en la pista; no puedo decir que era lo que más disfrutaba, si el baile o las charlas que compartí con él. Lo mismo me ocurría con otros milongueros que no son famosos. Esos que en Buenos Aires se conocen y respetan; pero no así alrededor del mundo porque ellos nunca han viajado e incluso muchos no enseñan. Son aquellos que han comenzado a bailar siendo niños o adolescentes. Conocieron en persona a los grandes directores de orquestas.

Baile en un club

Baile en un club

Esos viejos milongueros crecieron en un Buenos Aires diferente; un Buenos Aires donde el tango se hallaba en el aire;  respiraron tango en la ciudad por aquellos días. Ellos aún bailan tango luego de 50, 60 o incluso más años.  Mantienen la esencia pura del tango. Se han introducido al tango silenciosamente y están muriendo de la misma manera…Estas personas siempre han bailado tango y continuarán haciéndolo por el resto de sus vidas porque el tango es parte de ellos mismos. Si un día el tango dejara de ser interesante para el resto de la humanidad, ellos seguirán bailándolo.
Sé que soy afortunada por tener la oportunidad de ir a las milongas tradicionales donde  conozco, escucho y bailo con estos viejos milongueros. Pero por otro lado me siento realmente triste cuando voy y en sus sillas ya no están, o cuando  escucho un tango que me recuerda a los que han partido.
Desde hace algunos años pienso en la gran pérdida que significa no tenerlos nunca más entre nosotros. Por esta razón decidí transferir lo máximo posible de su conocimiento y la tradición del tango que ellos han cuidado para preservar la esencia. Con tal motivo en junio de 2010 comencé con PractiMilonguero.

CARTEL PRACTIEn junio de 2012, se inauguró MPTango, donde PractiMilonguero desarrolla sus actividades y donde de la mano de los viejos milongueros, aportamos la información genuina sobre el tango social. Dictando clases, brindando charlas, realizando prácticas, etc.

Tengo un compromiso profundo con el tango y sus valores. MPTango es la culminación de un proceso que ha recorrido un sendero guiado por el corazón. Es algo que siento necesario. Es mi modesto tributo a mis raíces donde mi padre es la inspiración, mi esposo quien me acompaña y los milongueros quienes confirman que el camino elegido no es el equivocado. Mi infinito agradecimiento a todos ellos.

Mónica Paz